Postvencion para terapeutas

Trabajar con un modelo basado en la evidencia no nos salva de que lo peor suceda. Más allá de nuestros esfuerzos a veces un consultante se suicida.

Brindaremos aqui algunas indicaciones sobre como ayudar a los familiares, pero nos centraremos en cómo cuidar a los terapeutas. Lo primero es saber que hacer para luego podes ocuparnos de cómo manejar las emociones, el miedo, la vergüenza, la culpa y la tristeza.

 

Saber que hacer

Lo primero que debemos hacer es cuidar a los familiares y a los demás consultantes del equipo.

Para cuidar alos familiares podemos seguir los siguientes pasos. Llamar y ofrecer nuestras condolencias. Preguntar si tienen algún problema en que el terapeuta y el psiquiatra pasen unos minutos por el velorio. Ir al velorio. Un mes después debemos llamarlos nuevamente. Decir en voz alta, sigo pensando en ustedes. Ofrecer una sesión. Si los familiares aceptan llevar adelante la sesión, promover el recuerdo y la apertura, contestar preguntas, pero no olvidar que el secreto profesional sigue vigente. Orientar hacia tratamientos individuales y a grupos de autoayuda.

Para cuidar a los consultantes es buena idea seguir las siguientes recomendaciones. 

Debemos llamar a todos los terapeutas involucrados. Sobre todo a los que tengan pacientes en el mismo grupo de habilidades.

En el grupo de habilidades se debe hablar abiertamente sobre lo sucedido teniendo cuidado de no brindar detalles sobre el método. Debemos ofrecer un tiempo para que los consultantes expresen su congoja y luego continuar con la enseñanza de habilidades. Debemos cuestionar las creencias a favor del suicidio. Linehan decía que el consultante había abandonado el tratamiento. 

Miedo

Los terapeutas tenemos miedo que la familia nos reproche lo sucedido. El trabajar con una terapia basada en la evidencia, el haber tenido previamente la charla sobre los limites de la terapia, el haber estado presentes para realizar coaching telefónico y disponibles luego del suicidio disminuye muchas veces el enojo de la familia. Entienden que hicimos todo lo que estaba en nuestras manos.

El terapeuta debe llamar al prestador del seguro y ocuparse de cerrar la historia clínica. La ley de ningún país puede exigirle a un terapeuta que un paciente no se suicide. Si puede exigir que haga lo mejor posible para que el suicidio no suceda. Si el terapeuta evaluó riesgo, hizo plan de crisis, obtuvo un compromiso creíble y el consultante sin embargo se suicidó, el terapeuta hizo lo mejor que podía hacer. La historia clínica tiene que dar cuenta de la evaluación y el tratamiento del riesgo.

Vergüenza

Los terapeutas nos sentimos avergonzados frente a nuestro pares. Es tarea de los equipos convertirse en un contexto donde la vergüenza no es reforzada. La respuesta que refuerza la vergüenza son los juicios. Debemos construir un equipo donde alguien cuente que un consultante se suicido y no sea juzgado.

No debemos cargar las tintas para no reforzar la vergüenza. Decir ok, es algo que sucede, puede ser la mejor respuesta. Nadie le reprocha a un oncólogo que un paciente muera. Nadie está a salvo del suicidio. Existen dos tipos de terapeutas, aquellos a los que se les mato un paciente y aquellos que no lo saben.

Decir ok a veces es la mejor intervención. Me metieron los cuernos. Ok. Me quede sin trabajo a los 50. Ok. Se suicido un paciente. Ok. Debemos ser capaces de validar el dolor y el malestar y a la vez no reforzar la vergüenza y la culpa.

Cuando doy clases cuento que un paciente mío se suicidio. Es difícil ser el primero, digo, así que ahora sos el segundo. A mí se me suicido un paciente.

Linehan dice que los consultantes de un terapeuta son consultantes de todo el equipo. Si un paciente de nuestro equipo se suicida y alguien nos pregunta si alguna vez se nos suicidó un paciente debemos contestar que sí. No se trata de una máxima moral. Es una manera de promover la responsabilidad y a la vez disminuir la vergüenza y la culpa.

El suicidio es algo que sucede. Incluso brindando en mejor tratamiento el suicidio puede suceder.

Culpa

Podemos tratar la culpa como culpa injustificada por los hechos. Recordar que brindamos el mejor tratamiento posible y que los reproches que nos dirigimos son consecuencia de ver los hechos a los ojos de los resultados. Sin embargo, preferimos tratar los reproches como justificados y aprender a sobrevivir a nuestras equivocaciones.

Cuando nos equivocamos es fácil tratarnos con dureza. El problema del autodesprecio se que no enseña que hacer diferente la siguiente vez. El tratamiento del autodesprecio es auto calmarse con los cinco sentidos y resolución de problemas (Aquí).

Auto calmarse con los cinco sentidos supone practicar ser compasivos con nosotros mismos (hicimos lo mejor que pudimos) y utilizando los cinco sentidos involucrarnos en conductas para sosegarnos (ej. acariciar a nuestro gato). El tratamiento efectivo de la culpa sin embargo suma a la compasión la resolución de problemas. Debemos aprender a ser compasivamente demandantes (hicimos lo mejor que pudimos y deberíamos hacerlo mejor). En vez de perdonarnos abrazar la culpa y pensar que deberíamos hacer diferente la siguiente vez.

Los terapeutas que perdieron a un paciente pueden no querer revisar los eventos. Al menos no al principio. Muchas veces están tan abrumados que lo único que quieren es distraerse y no pensar en nada. El equipo debe ser sensible a sus necesidades. Es probable que todavia no sea el tiempo de pensar que es lo que podria haber hecho diferente.

Sin embargo, estamos convencidos que la mejor manera de honrar a nuestro paciente es aprender.

 

Tristeza

La validación es necesaria, pero tenemos que tener cuidado de no fragilizar al terapeuta. Lo mismo que sostuvimos sobre la vergüenza puede decirse de la tristeza.

La tristeza es una oportunidad para la intimidad. Las perdidas una oportunidad para la cercanía. Un equipo que acompaña a sus miembros en los momentos difíciles es un equipo más fuerte.

Cada equipo debe desarrollar un ritual para honrar a los consultantes. En nuestro equipo prendemos una vela para recordar a los consultantes que cometieron suicidio al comienzo de la reunión de equipo.  

Renz, J. A., Miller, A. L., & Graling, K. B. (2022). Suicide Postvention: Guidelines for Dialectical Behavior Therapy Consultation Teams. TANCE, 12.

Veilleux, J. C., & Bilsky, S. A. (2016). After a client death: Suicide postvention recommendations for training programs and clinics. Training and Education in Professional Psychology10(4), 214.

Juan Pablo Boggiano

Terapeuta & Docente. Autor del libro Terapia Dialectica Conductual, introducción al tratamiento de consultantes con desregulación emocional. Trabajo como entrenador de Behavioral Tech por más de ocho años.

Otros Articulos
Habilidades clinicas para terapeutas
Habilidades clinicas para terapeutas

En este libro encontraran tres tipos de articulos. El primer tipo, y el mas importante, es la descripción de habilidades clinicas. El segundo tipo aspira a simplificar procesos complejos. En el tercero y ultimo queremos operacionalizar conceptos topograficos. Saber...

Teoria Biosocial en una nuez
Teoria Biosocial en una nuez

Cuando uno entiende realmente algo debería poder decirlo en una sola frase. La complejidad puede agregar sutileza, pero también confusión. Creemos que es valioso volver sencillos los conceptos complejos. El desafío es volverlos sencillos sin perder sutileza. Vamos a...

Libros