Observar limites personales

El terapeuta coloca los limites personales sobre la mesa cuando observa que una conducta del consultante disminuye sus ganas de trabajar con el. 

Los limites personales es uno de los muchos aportes de Marsha Linehan a la psicoterapia. Mientras las conductas que atentan contra la terapia son aquellas que extinguen o castigan las conductas terapéuticas (Aquí), las conductas que atentan contra los limites personales son las que extinguen o castigan las ganas del terapeuta de trabajar con el consultante.

Negarse a realizar habilidades es una conducta que atenta contra el tratamiento. DBT no puede avanzar si el consultante no practica nuevas conductas. No pagar el tratamiento no es una conducta que atenta contra el tratamiento, el terapeuta todavía puede trabajar perfectamente con el consultante sin recibir ninguna paga, en todo caso puede afectar sus ganas.

Los limites personales pueden dividirse en dos, las conductas que extinguen las ganas y las que castigan las ganas. Unas disminuyen las ganas, las otras directamente las cancelan. Maldecir al terapeuta cada vez que propone una intervención puede disminuir sus ganas. Conseguir su dirección, esperarlo en la puerta y hablar con su hijo de lo mal profesional que es su padre puede castigar sus ganas.

Las ganas de un terapeuta de trabajar con alguien varían de consultante a consultante y de momento a momento. Con algunas personas somos capaces de tolerar ciertas conductas que no le permitiríamos a otras. En algunos momentos de nuestra vida estamos dispuestos a extender nuestros limites y en otros no lo estamos.

No es posible anticipar todas las conductas que pueden afectan nuestras ganas de trabajar. La lista se volvería infinita y barroca. ¿Deberíamos Realizar una lista exhaustiva de todos los posibles disgustos y decepciones? Una enciclopedia de pequeñas miserias y mezquindades ¿Una lista que incluya romper los cuadros de la sala, enamorarse de la secretaria, matar a los peces tropicales y venir sin ropa interior?

En verdad no podemos saber cómo nos va a afectar una conducta hasta que la conducta sucede. Es por eso que se la habilidad terapéutica se llama observar los límites. Es tarea del terapeuta observar momento a momento que conductas del consultante afecta sus ganas de trabajar y comunicarlo.

Las conductas que cruzan los limites personales no pueden anticiparse, están basadas en la experiencia y no en reglas verbales. Lo que el terapeuta puede anticipar tempranamente en el tratamiento es que existe algo llamado limites personales y que si en consultante los cruza en el algún momento y hace algo que disminuya nuestras ganas de trabajar con el vamos a ponerlo sobre la mesa. 

Si vamos a anticipar algunas reglas básicas estas deben ser pocas y claras: si suspendes una sesión con menos de 24 horas tenes que abonar la consulta, yo puedo suspender la sesión a ulitimo momento por una urgencia, podes estar enojado conmigo pero se por experiencia que me cuesta tolerara a las personas que me insultan.

Una vez que identifico una conducta que atenta contra los limites personales el terapeuta debe evaluar si extiende sus limietes con mente sabia (Aquí). A veces lo más sabio es dejar pasar la conducta pero hacerlo de manera rigida puede terminar con el terapeuta quemado y el consultante expulsado del tratamiento.

Luego debe ponerla sobre la mesa, resaltar la conducta, realizar una autodevelación de como lo afecta y anticipar las consecuencias de que la conducta siga sucediendo. La intervención toma la siguiente forma: cuando haces x disminuyen mis ganas de trabajar con vos, temo que si x continua sucediendo la terapia termine naufragando.

A continucación el terapeuta debe resaltar las metas comunes: Realmente quiero ayudarte, tanto es asi que quiero que nada interfiera con nuestra tarea.

Finalmente debe colocar la conducta en el registro, evaluarla y tratarla.

Si la conducta continua antes de dar por terminado el tratamiento debe asegurse de haber utilizado otras contingencias aversivas de menor intensidad (Aquí). 

Chapman, A. L., & Rosenthal, M. Z. (2016). Setting the stage: Orienting and observing limits. In A. L. Chapman & M. Z. Rosenthal, Managing therapy-interfering behavior: Strategies from dialectical behavior therapy (pp. 55–74). American Psychological Association. https://doi.org/10.1037/14752-004

Juan Pablo Boggiano

Terapeuta & Docente. Autor del libro Terapia Dialectica Conductual, introducción al tratamiento de consultantes con desregulación emocional. Trabajo como entrenador de Behavioral Tech por más de ocho años.

Otros Articulos
Habilidades clinicas para terapeutas
Habilidades clinicas para terapeutas

En este libro encontraran tres tipos de articulos. El primer tipo, y el mas importante, es la descripción de habilidades clinicas. El segundo tipo aspira a simplificar procesos complejos. En el tercero y ultimo queremos operacionalizar conceptos topograficos. Saber...

Teoria Biosocial en una nuez
Teoria Biosocial en una nuez

Cuando uno entiende realmente algo debería poder decirlo en una sola frase. La complejidad puede agregar sutileza, pero también confusión. Creemos que es valioso volver sencillos los conceptos complejos. El desafío es volverlos sencillos sin perder sutileza. Vamos a...

Libros