Evaluación diagnostica & evaluación funcional

DBT resuelve el viejo conflicto entre la evaluación diagnostica y la evaluación funcional con facilidad. El diagnóstico es una operación de establecimiento que está relacionada funcionalmente con la conducta problema. Tener el diagnóstico de trastorno límite de personalidad es una vulnerabilidad a responder de determinada manera a los estímulos ambientales. 

En DBT definimos la vulnerabilidad por la sensibilidad (la respuesta emocional se activa con menos estimulo), la reactividad (la emoción controla el pensamiento y la conducta más allá de su efectividad) y el retorno a la línea de base (la emoción tarda más en volver a la línea de base). Cuando tratamos la vulnerabilidad disminuimos la sensibilidad, la reactividad y el retorno a la línea de base. Las habilidades que eran imposible de realizar antes, después de que tratamos la vulnerabilidad, se vuelven más sencillas.

La función de los psiquiatras en DBT es tratar las vulnerabilidades. 

Equivocar el diagnostico lleva al fracaso del tratamiento y burnout del terapeuta. La importancia de realizar un diagnostico diferencial preciso no debe ser subestimada.

El diagnostico nos permite elegir el mejor tratamiento disponible y de esa manera cuidar a los consultantes. Un paciente con trastorno bipolar debe tomar un estabilizador y realizar un grupo de psicoeducación para trastornos del estado del animo (Colom, 2003) en vez de tomar antidepresivos y participar de un grupo de habilidades para consultantes con desregulación emocional.

El diagnostico preciso no solo cuida a los consultantes sino que tambien cuida a los terapeutas. Si bien es cierto que todas las personas pueden beneficiarse del aprendizaje de habilidades si el diagnostico del consultante no es desregulación emocional el proceso suele ser más lento y penoso. Una de las razones por las que los terapeutas se queman cuando trabajan en un equipo de DBT es que están intentando sacar un clavo con un destornillador.

La conducta autolesiva puede estar controlada por una voz de comando. La conducta impulsiva por un déficit en la teoría de la mente. La conducta adictiva por estímulos discriminativos y la urgencia de consumir (Aquí). El atracón por la restricción y la distorsión del esquema corporal. La disforia y la desesperanza por un trastorno de estado de ánimo. El intento de suicidio por la presencia de una fase mixta o por el comienzo de una hebefrenia. Tratar la idea delirante, el déficit de la teoría de la mente, la urgencia por consumir, la restricción, la disforia, el estado mixto, la hebefrenia como si fuera un problema de desregulación emocional llevan al fracaso y al burnout. El consultante no recibe el tratamiento que necesita y el terapeuta termina quemado. 

Cuando el tratamiento no avanza es buena idea reevaluar el diagnóstico y la medicación. Si el diagnostico resulta incorrecto sabremos que estuvimos intentando sacar un clavo con un destornillador. Si el diagnostico es correcto un cambio en la medicación puede resolver algunos de los problema clinicos que no estabamos pudiendo resolver con el tratamiento psicoterapeutico.

 

 

 

Juan Pablo Boggiano

Terapeuta & Docente. Autor del libro Terapia Dialectica Conductual, introducción al tratamiento de consultantes con desregulación emocional. Trabajo como entrenador de Behavioral Tech por más de ocho años.

Otros Articulos
Habilidades clinicas para terapeutas
Habilidades clinicas para terapeutas

En este libro encontraran tres tipos de articulos. El primer tipo, y el mas importante, es la descripción de habilidades clinicas. El segundo tipo aspira a simplificar procesos complejos. En el tercero y ultimo queremos operacionalizar conceptos topograficos. Saber...

Teoria Biosocial en una nuez
Teoria Biosocial en una nuez

Cuando uno entiende realmente algo debería poder decirlo en una sola frase. La complejidad puede agregar sutileza, pero también confusión. Creemos que es valioso volver sencillos los conceptos complejos. El desafío es volverlos sencillos sin perder sutileza. Vamos a...

Libros