Tratar conductas que cruzan los limites personales

Las conductas que atentan contra la terapia son conductas que extinguen o castigan conductas terapéuticas. Cualquier conducta que interfiera el acuerdo, evaluación, implementación de las estrategias de cambio o la generalización es una conducta que interfiere con la terapia. Las conductas que interfieren con los limites personales son conductas que extinguen o castigan las ganas del terapeuta de trabajar con el consultante. Cualquier conducta que disminuya las ganas del terapeuta de trabajar con el consultante es una conducta que cruza los límites del terapeuta.

Negarse a realizar el análisis en cadena es una conducta que atenta contra el tratamiento. Si el terapeuta no puede evaluar que controla la conducta problema no puede ofrecer una conducta alternativa y el tratamiento está condenado al fracaso.

No pagar la sesión no es una conducta que atenta contra la terapia. El terapeuta todavía puede realizar DBT. Hay terapeutas que estarían dispuestos a trabajar con algunos consultantes sin recibir paga. Sin embargo no pagar la sesión puede ser una conducta que cruza los limites del terapeuta. Disminuye sus ganas de trabajar con el consultante.

 

Conducta gobernada por reglas vs. Conductas gobernada por experiencia

El terapeuta no puede anticipar los efectos que la conducta del consultante tiene sobre sus ganas de trabajar con el. Los limites personales no son reglas inmutables. Cambian de momento a momento y de consultante a consultante. En un momento de mi vida puedo estar dispuesto a trabajar sin que me paguen y en otro no. Con un consultante que tiene dificultades económicas puedo estar dispuesto a trabajar gratis y con otro que tiene recursos parecerme una condición inflexible.

Sin embargo, si el terapeuta comprende el espíritu de los limites personales, puede presentar al comienzo de la terapia una pequeña lista de conductas basadas en reglas. Esa lista no debería superar cuatro reglar básicas.

Terapeuta: Las sesiones se pagan a comienzo de mes. Si suspendes una sesión con menos de 24 horas cobro el honorario completo. Yo puedo suspender las sesiones en el momento (una urgencia puede impedirme presentarme). Si cuando me llamas durante una crisis te niegas a realizar habilidades o me cortas el teléfono voy a llamar a un familiar.

Orientar tempranamente hacia los limites personales

Si bien el terapeuta no puede anticipar los efectos de la conducta del consultante sobre sus ganas de trabajar con el si puede anticipar que existe algo llamado limites personales. Es importante que durante las primeras sesiones el terapeuta anticipe que si el consultante hace algo que disminuya sus ganas de trabajar con el va a ponerlo sobre la mesa.

Terapeuta: Si en algún momento haces algo que disminuye mis ganas de trabajar con vos voy a ponerlo sobre la mesa. No como reproche sino para que tengamos oportunidad de trabajar juntos en la conducta. Mi tarea es hacer todo lo posible para ayudarte a mejorar tus conductas. Tu tarea es hacer todo lo posible para mantener mis ganas.

Observar la conducta que cruza los limites

El primer paso es observar las conductas que disminuyen mis ganas de trabajar con él. El terapeuta observa la conducta del consultante y sus ganas de trabajar con él y se pregunta ¿El consultante hace algo que disminuya mis ganas de trabajar con él? ¿El consultante hace algo que castiga mis ganas de trabajar con él?

Evaluar extender los límites con mente sabia

Una de las tareas más difíciles que terapeuta debe realizar es discriminar y elegir que conductas tratar ¿Debo o no ocuparme de tratar esta conducta? No es una pregunta fácil de responder. Ser demasiado exigente puede ser insensible y terminar destruyendo la terapia. Ser demasiado compasivo puede terminar con el terapeuta quemado y la terapia destruida.

Resaltar la conducta & autodevelación

El terapeuta debe ser capaz de describir la conducta, etiquetarla como una conducta que cruza los límites y autodevelar los efectos de la conducta tiene sobre sus ganas de trabajar con el consultante. La conducta toma la siguiente forma: Cuando haces x mis ganas de trabajar con vos se reducen.

Terapeuta: Cuando criticas mis capacidades como terapeuta mis ganas de trabajar con vos se reducen.

Clarificar contingencias futuras & las metas del tratamiento

El terapeuta debe ser capaz de anticipar las consecuencias de que la conducta se mantenga al mismo tiempo que recuerda las metas del tratamiento, la importancia de la relación y el deseo de trabajar junto con el consultante. Centrarse en los aversivos sin recordar los apetitos no es una conducta flexible. No clarificar los aversivos futuros en nombre de los apetitivos no es una conducta flexible. La conducta toma la siguiente forma: Si x continúa sucediendo podría destruir la terapia, lo pongo sobre la mesa porque quiero seguir trabajado con vos para construir una vida valiosa.

Terapeuta: Realmente quiero seguir trabajando con vos pero sino logramos que eso cambie temo que termine por destruir la terapia.

Colocar la conducta en el registro

Si la conducta tiene la capacidad de destruir la terapia debe colocarse en el registro. Si no vale la pena colocarla en el registro quizás el terapeuta debería haber extendido sus limites en vez de colocar la conducta sobre la mesa. Colocar la conducta en el registro resalta la importancia que el terapeuta le otorga a la conducta que cruza los limites y a cuidar la relación.

Terapeuta: Coloquemos impulso de criticar al terapeuta en el registro.

Evaluar & validar la conducta

El terapeuta debe evaluar la conducta que cruza los limites personales y validar la conducta.

Terapeuta: Cuando te digo que tenes que hacer algo diferente sentís que no estoy entendiendo la dificultad y entonces me críticas. Es realmente difícil cambiar y yo parezco no tenerlo en cuenta.

 

Ofrecer una conducta alternativa o una conducta incompatible

Una vez que el terapeuta encontró la función de la conducta debe ofrecer una conducta alternativa.

Terapeuta: Que te parece si la próxima vez que sientas que estoy sobre simplificando la resolución de problemas me decís algo como: Siento que te estas perdiendo algo.

 

Manejo de contingencias

Los terapeutas somos malos extinguiendo y castigando condutas indeseadas. Pasamos de dejar pasar las conductas que cruzan los límites a ponerle fin al tratamiento. El terapeuta debe ser capaz de utilizar todas los aversivos disponibles antes de llegar a finalización de tratamiento. Retirar calidez, expresar desaprobación, reparación y sobre reparación & vacaciones de tratamiento.

Una vez que enseño la conducta alternativa el terapeuta debe estar atento a la aparición de la conduta que cruza los límites, retirar calidez, expresar desaprobación y pedir la conducta habilidosa.

 

Terapeuta: Aquí estamos de nuevo. Estas poniéndote critico otra vez. Sospecho que me estoy perdiendo algo importante. No crees que es buen momento para practicar ser asertivo ¿Qué era lo que me tenías que decir?

Observar la aparición de la conducta que cruza los limites y pedir reparación y sobre reparación.

Terapeuta: Otra vez te estas retrasando con el pago. No me parece que te ayude dejando pasar la conducta. Quizás tengamos que pensar cual es la manera de reparar y sobre reparar ¿Qué te parece si la próxima vez traes el dinero y a la vez compras algo rico para que compartamos juntos?

Observar la persistencia de la conducta que cruza los limits más alla de todo esfuerzo y poner al consultante en vacaciones de tratamiento

Terapeuta: Seguís sin pagar las sesiones. Creo que es buena idea que nos tomemos vacaciones del tratamiento. Conozco un hospital donde podrían atenderte gratuitamente. Si lograr mejorar la conducta de pago no tengo problemas en que vuelvas ¿Cómo nos daríamos cuenta de que la conducta mejoro?

Finalización de tratamiento

La finalización del tratamiento es el ultimo aversivo sobre el que el terapeuta tiene control y deberia evitar utilizarlo. Antes de finalizar el tratamiento se espera que haya observado la conduta que cruza los límites, resaltado la conducta, colocado la conducta en el registro, evaluado, validado y tratado la conducta y utilizado otros aversivos. Sin embargo, hay veces que el consultante realiza una conducta que castiga de tal manera las ganas del terapeuta de trabajar con el que la finalización del tratamiento es la única consecuencia razonable.

Terapeuta: Conseguiste la dirección de mi casa, esperaste en la puerta y cuando viste que salía mi hija la insultaste. Se que hiciste lo mejor que pudiste y sin embargo no creo que pueda seguir trabajando con vos. Voy a buscar un buen terapeuta que pueda atenderte.

Juan Pablo Boggiano

Terapeuta & Docente. Autor del libro Terapia Dialectica Conductual, introducción al tratamiento de consultantes con desregulación emocional. Trabajo como entrenador de Behavioral Tech por más de ocho años.

Otros Articulos
Habilidades clinicas para terapeutas
Habilidades clinicas para terapeutas

En este libro encontraran tres tipos de articulos. El primer tipo, y el mas importante, es la descripción de habilidades clinicas. El segundo tipo aspira a simplificar procesos complejos. En el tercero y ultimo queremos operacionalizar conceptos topograficos. Saber...

Teoria Biosocial en una nuez
Teoria Biosocial en una nuez

Cuando uno entiende realmente algo debería poder decirlo en una sola frase. La complejidad puede agregar sutileza, pero también confusión. Creemos que es valioso volver sencillos los conceptos complejos. El desafío es volverlos sencillos sin perder sutileza. Vamos a...

Libros